Ellos Conocieron a Su Dios Vol. 5

Hemos agregado este libro a los cuatro volúmenes previos en la serie Ellos conocieron a su Dios, esperando que nuestra investigación provea a la generación actual un conocimiento de la tremenda herencia que hemos recibido de santos de tiempos pasados y presentes.

$10.00

Descripción

Ellos conocieron a su Dios Vol. 5

Hemos agregado este libro a los cuatro volúmenes previos en la serie Ellos conocieron a su Dios, esperando que nuestra investigación provea a la generación actual un conocimiento de la tremenda herencia que hemos recibido de santos de tiempos pasados y presentes.

Nuestra situación en estos días es similar a la que existía en la época de los jueces: “Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.” (Jueces 2:10). Tal ignorancia en aquellos días condujo al pueblo de Dios a hacer lo malo y a volverse a religiones falsas.

Mucha oración ha acompañado nuestra investigación sobre estos gigantes de la fe poco conocidos—personas que hicieron proezas porque “conocieron a su Dios”. Una devoción tal como la que vemos en sus vidas, acarrea vergüenza a nuestra superficialidad y fracaso al no poder hacer un espacio para Dios en medio del ajetreado barullo materialista que solo busca elevar los estándares de vida. Tenemos casas caras y autos de lujo, pero sabemos poco de las vastas riquezas y recursos que están disponibles para los que dedican tiempo a conocer y a entender. Nuestros ideales son tan pobres, nuestro celo tan tibio, y nuestra provisión de gracia tan lastimosamente pequeña, que necesitamos conocer a los grandes santos que nos recuerdan que también nosotros podemos hacer de nuestra vida algo sublime. Para que de esa manera, cuando partamos de esta vida podamos dejar pisadas en la arena del tiempo atrás de nosotros, como escribió Longfellow:

                       

Pisadas que quizás otro

Navegando sobre la solemne guedeja de la vida,

Algún desesperado y naufragado hermano

Al mirarlas pueda recibir nuevo ánimo.

 

Mi oración es que usted pueda elevarse a ideales más altos y a disfrutar las inescrutables grandezas del poder de Dios.

Lillian G. HarveyYanceyville, North Carolina21 de abril, 1998

 

Información adicional

Peso 0.5 oz

Ellos Conocieron a Su Dios Vol. 5

SKU ellos-conocieron-a-su-dios-vol-5 Category